martes, 27 de octubre de 2015

Para siempre Padre.

Dicen que no se puede hacer planes y es verdad. Cuando menos te lo esperas, la vida te da un palo y te para en seco.
El pasado viernes murió mi suegro, el hombre mas bueno que he conocido y el padre que no pude tener, pues el mío murió cuando yo tenía 7 años. Se fue como vivió, sin hacer ruido, casi de puntillas, callado y tranquilo. Ya no podrá ir al campo con su hijo como solían hacer los fines de semana a coger níscalos, brevas, espárragos ó cualquier cosa que hubiera en cada estación, pero me consta que disfrutó todos y cada uno de esos buenos ratos.
Sólo espero que ahora, desde arriba, dé la fuerza que se necesita a los que quedan aquí.
Para siempre Padre. Descansa en paz.