viernes, 20 de agosto de 2010

Vuelta de vacaciones con un sillon muy especial

Después de unos días de descanso y con fuerzas renovadas vuelvo al trabajo con más ganas que nunca y con un precioso proyecto al que le estoy dedicando parte de mi tiempo y del que conoceréis detalles un poco más adelante, cuando todo esté bien atado.
Hoy os traigo el último trabajo que hice antes de vacaciones.Este viejo sillón lo compré hace años tal cual lo veis (bueno,estaba peor pues aquí ya lo había fregado con agua jabonosa y lejía),no pude resistir llevarlo a casa porque pese a su aspecto,tenía su encanto. Mi marido puso el grito en el cielo cuando lo vio y me dijo que para que quería yo aquel trasto tan feo y viejo,yo le dije que cambiaría su aspecto con un poco de mimo y alguna que otra mano de pintura y que cuando acabara con él,no lo reconocería.

Le dí una mano de selladora antes de pintarlo en color marfil,después lo envejecí con una patina de betún y cera dejando el aspecto como manchado,no se aprecia muy bien en las fotos,pero os aseguro que queda muy bonito.
Lo mandé tapizar y como último detalle le puse un dintel de flores que le da un toque muy especial.
Ahora luce precioso en un rincón de mi nuevo baño,ya nadie podrá decir que es viejo y feo,porque ha dado un cambio increíble, para mí tiene mucho estilo y estoy muy contenta con el resultado.¿Pensáis lo mismo que yo?.
Me alegra volver por aquí,espero que halláis pasado un estupendo verano y los que aún estáis de vacaciones,disfrutad de ellas.Buen fin de semana.